Enseñanzas Mínimas de Educación Infantil

Seguimos conociendo el desarrollo curricular de la LOMLOE, en este caso con el análisis del Real Decreto 95/2022, que es el que establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Infantil.

Si con la LOMCE no se habían introducido cambios en la etapa y se mantenía la normativa anterior, con la consiguiente confusión en algunos aspectos básicos como las competencias, la LOMLOE sí que regula desde el principio la etapa asegurando su coherencia con el resto del sistema educativo.

Vamos a analizar este real decreto y destacar los aspectos más importantes que son también las novedades más significativas en la etapa.

Las Enseñanzas Mínimas, el mapa de la Educación Infantil

Lo primero que cabe destacar es que el Real Decreto 95/2022 no es currículo de Infantil. En el desarrollo de la LOMLOE el gobierno no establece el currículo que se aplicará en las aulas sino unos aspectos básicos que deberán ser tenidos en cuenta por todas las administraciones autonómicas que serán las que establecerán los currículos oficiales.

Por tanto en este real decreto lo que se establecen son los aspectos básicos del currículo en relación con los objetivos, competencias (clave y específicas), saberes básicos (contenidos) y criterios de evaluación.

También se establecen las competencias clave para la etapa, lo que aclara por fin si en Infantil debían o no trabajarse las competencias. En realidad es lo lógico, ya que las competencias comienzan a desarrollarse en el momento en el que se inicia la escolarización y continúan no solo a lo largo de toda la educación obligatoria sino a lo largo de toda la vida.

Además aparece un elemento nuevo: las competencias específicas.

Estas serán las enseñanzas mínimas de la etapa a partir de las cuales las administraciones educativas establecerán los respectivos currículos que luego los centros deberán desarrollar y completar adaptándolo a las características personales de cada niño o niña, así como a su realidad socioeducativa.

Por su parte los docentes adaptarán su práctica educativa a las concreciones elaboradas por el centro basándose en el DUA y en las necesidades individuales y colectivas de su alumnado.

Elementos curriculares

Con la LOMLOE los elementos curriculares han variado ligeramente, en este real decreto los tenemos definidos:

Objetivos

«Logros que se espera que el alumnado haya alcanzado al finalizar la etapa y cuya consecución está vinculada a la adquisición de las competencias clave».

Como ves los objetivos siguen planteándose para la etapa, y se vinculan con la adquisición de las competencias clave. 

Los objetivos son casi los mismos que en el currículo anterior, solo se añaden las capacidades emocionales a las afectivas y un nuevo objetivo que hace referencia al fomento de la igualdad entre hombres y mujeres (objetivo por lo demás muy presente en el nuevo marco normativo).

Competencias clave

«Desempeños que se consideran imprescindibles para que el alumnado pueda progresar con garantías de éxito en su itinerario formativo, y afrontar los principales retos y desafíos globales y locales. Son la adaptación al sistema educativo español de las competencias clave establecidas en la Recomendación del Consejo de la Unión Europea de 22 de mayo de 2018 relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente».

Son las que ya conocemos con alguna pequeña variación. Se describen en el Anexo I:

  • Competencia en comunicación lingüística.
  • Competencia plurilingüe.
  • Competencia matemática y competencia en ciencia, tecnología e ingeniería.
  • Competencia digital.
  • Competencia personal, social y de aprender a aprender.
  • Competencia ciudadana.
  • Competencia emprendedora.
  • Competencia en conciencia y expresión culturales.

Cómo te decía en la introducción ya se incluyen las competencias en Infantil. En el anterior real decreto de Infantil, que era el currículo básico de la etapa, todavía no aparecían ya que era anterior a la introducción de las competencias en nuestro ordenamiento, lo que creaba una situación un tanto incoherente porque el de Primaria sí las incluía y en la definición de competencias se establecía que debían trabajarse desde el inicio de la escolarización, pero no aparecían en el currículo. Este tema por tanto ya queda solucionado.

Se mantiene la denominación de “clave”, frente a la de “básicas” que tuvieron al principio y se basan en la Recomendación citada, donde se definen como: “desempeños que se consideran imprescindibles para que el alumnado pueda progresar con garantías de éxito en su itinerario formativo, y afrontar los retos y desafíos globales y  locales».

Ten en cuenta que las competencias no están jerarquizadas, es decir, no hay una que sea más importante que las otras. Todas son importantes y se solapan y entrelazan, no están vinculadas a áreas sino que se desarrollan a partir de los aprendizajes que se van desarrollando en él aula y que implican a diferentes áreas, de hecho, el enfoque que deberemos dar a todas la propuestas sigue siendo el globalizado porque es el que más sea acerca a la forma de entender la realidad del mundo que les rodea de nuestros alumnos.

Las analizaremos con detalle en otro post.

Competencias específicas

«Desempeños que el alumnado debe poder desplegar en actividades o en situaciones cuyo abordaje requiere de los saberes básicos de cada área. Las competencias específicas constituyen un elemento de conexión entre, por una parte, las competencias clave y, por otra, los saberes básicos de las áreas y los criterios de evaluación».

Estas competencias aparecen ahora como novedad y están concretadas para cada una de las áreas (son comunes para los dos ciclos), nos ayudan a saber qué es exactamente los desempeños que el alumnado debe saber desplegar en actividades o situaciones cuyo abordaje requiere los saberes básicos de cada área (los saberes básicos son un elemento similar a los anteriores “contenidos”).

En cada área encontraremos la competencias específicas explicadas a través de una serie de descriptores que facilitan su comprobación, recuerda que están referidas al conjunto de la etapa, más adelante tienes un gráfico para ayudarte a ver la relación entre los diferentes elementos.

Fíjate bien en este elemento es importante en la nueva estructura curricular y está dirigido a facilitar el cambio competencial que se busca con la actual reforma, la meta no es la mera adquisición de saberes, sino el desarrollo integral de niños y niñas, que deben aprender a movilizar lo aprendido para solucionar necesidades reales, especialmente las vinculadas con los retos y desafíos del siglo XXI.

Criterios de evaluación

«Referentes que indican los niveles de desempeño esperados en el alumnado en las situaciones o actividades a las que se refieren las competencias específicas de cada área en un momento determinado de su proceso de aprendizaje».

Aunque ya lo eran con la LOMCE en la LOMLOE se insiste en la centralidad de este elemento para poner la mirada en lo que finalmente nos permite comprobar lo que el alumno sabe o sabe hacer en cada momento a lo largo de su proceso de aprendizaje.

En la nueva estructura curricular los encontraremos puestos en relación con las competencias específicas ya que son los que nos permitirán comprobar si el alumno está desarrollando las competencias específicas del área que trabajamos y por tanto las competencias clave de la etapa.

Se enuncian para cada área y ciclo, y como es lógico no tienen valor acreditativo.

Saberes básicos

«Conocimientos, destrezas y actitudes que constituyen los contenidos propios de un área y cuyo aprendizaje es necesario para la adquisición de las competencias específicas».

Son lo que hasta ahora hemos conocido como “contenidos”, pero con una nueva denominación que trata de destacar la importancia del debemos dar a aquello que es esencial para que los alumnos puedan continuar con su proceso formativo.

«Esencial» debe entenderse como aquello, que no solo se considera imprescindible para todos los alumnos sino que además debe adquirirse en el ámbito escolar para garantizar que todos los ciudadanos alcancen su aprendizaje. Es decir, que si no se adquiriera en la escuela podría ocurrir que no todos los niños lo adquiriesen, ya que como sabemos no todos nuestros alumnos tienen los mismos recursos y posibilidades en entorno, y una de las principales funciones de la educación es la compensación de desigualdades.

Se organizan en áreas y se abordarán por medio de propuestas globalizadas de aprendizaje que sean interesantes y significativas para los niños y niñas. Las nuevas áreas son:

  • Crecimiento en armonía.
  • Descubrimiento y exploración del entorno.
  • Comunicación y representación de la realidad.

En cada una de las áreas organizan los saberes básicos en bloques de contenidos.

Esta sería de forma esquemática la estructura del currículo de Infantil:

Y para cada una de las áreas encontraríamos además de la descripción y la relación de las competencias específicas a desarrollar (en un número variable) los criterios de evaluación y saberes básicos diferenciados por ciclo.

Los criterios de evaluación se relacionan con cada una de las competencias específicas del área, y son varios (entre 2 y 7) para cada una de ellas. A su vez los saberes básicos se organizan en bloques de contenido identificados con letras (A, B, C, D… hasta I dependiendo del área):

Situaciones de aprendizaje

«Situaciones y actividades que implican el despliegue por parte del alumnado de actuaciones asociadas a competencias clave y competencias específicas, y que contribuyen a la adquisición y desarrollo de las mismas».

«Deben plantear un reto o problema de cierta complejidad en función de la edad y el desarrollo del niño o la niña, cuya resolución creativa implique la movilización de manera integrada de lo aprendido en las tres áreas en las que se organiza la etapa, a partir de la realización de distintas tareas y actividades».

Por último se incluyen las situaciones de aprendizaje, que no es un elemento curricular, sino una propuesta didáctica que se recoge en el Anexo III.

No son prescriptivas sino orientativas pero se definen y se establecen principios para su diseño para facilitar la tarea docente y probablemente las administraciones educativas ofrecerán modelos y orientaciones de esta nueva forma de programación de la tarea docente.

Se insiste en la importancia de que las situaciones de aprendizaje supongan un reto para los alumnos que deba ser resuelto de forma colaborativa, promoviendo de esta manera la cooperación y la interacción entre iguales.

Hablaremos en otros post sobre estas situaciones de aprendizaje y compartiremos plantillas y modelos que faciliten su elaboración.

Principios pedagógicos

En el artículo 6, que describe los principios pedagógicos se hace referencia a la educación en valores, mencionando expresamente el consumo responsable y sostenible y la promoción y educación para la salud, así como la necesidad de una educación igualitaria y libre de estereotipos discriminatorios.

Se da una visión muy amplia sobre todos los valores y enfoques que deben caracterizar la educación en esta etapa y se hace de nuevo hincapié al respeto de la cultura específica de la infancia tal y como la define la Convención sobre los Derechos del Niño.

En cuanto a la lectura y a la escritura se establece que no es exigible que los alumnos sepan leer y escribir antes de llegar a Primaria, lo que no impide que se haga una primera aproximación, así como en otros ámbitos como el lógico matemático, las TIC o la expresión visual y musical entre otras que puedan determinar las administraciones educativas.

Más que un cambio este artículo parece aclarar un poco el tema de la lecto-escritura que tanta presión ejerce en la etapa y que con frecuencia supone una serie de conflictos entre el profesorado de ambas etapas, y también a veces con las expectativas de las familias.

Se menciona también la primera aproximación a la lengua extrajera en el segundo ciclo, especialmente en el último año. Es decir, se fomenta que se comience este aprendizaje pero no se crea un área específica ni una especialidad de Inglés en Infantil, lo que tiene su importancia porque de momento no hay plazas específicas de Inglés en la etapa, sino que es el mismo profesorado de Infantil con el nivel de B2 el que se encarga de estos aprendizajes.

Ordenación de la etapa

La etapa de Infantil sigue teniendo dos ciclos, el ciclo 0-3 y el ciclo 3-5, ambos con pleno contenido educativo.

En el real decreto se hace alguna referencia muy general al horario, la evaluación, la atención a las diferencias individuales y la autonomía de los centros. Estos aspectos se desarrollarán en cada comunidad autónoma en los decretos de currículo y normativa de desarrollo.

Se incluyen disposiciones en relación a las enseñanzas de Religión, de lenguas extranjeras, el calendario de aplicación (como sabes este curso 22-23 ya se aplica el nuevo currículo) y se deroga el Real Decreto 1630/2006.

Por último solo mencionar algo que no aparece en Infantil. Seguramente habrás oído hablar de los Perfiles de Salida, ya que es un elemento esencial en los nuevos currículos.

Pero en Infantil no aparece, ya que el perfil de salida describe lo que se espera que el alumno haya alcanzado al terminar la escolarización obligatoria, e Infantil, como sabemos es una etapa no obligatoria.

A partir de aquí cada comunidad publicará su currículo oficial que deberá incluir los aspectos que aquí hemos descrito y que será el que se deberá aplicar en cada comunidad, y el que deberás tener en cuenta y utilizar si te preparas para las oposiciones, no lo olvides.

Seguiremos analizando el desarrollo LOMLOE en los siguientes post, así que si no quieres perderte nada apúntate al boletín de novedades y recibirás cada nuevo post en tu buzón.


Foto del autor

Ester Álvarez

Inspectora de Educación GVA. Convencida de que la Inspección es un factor de mejora del sistema educativo y de que la innovación es necesaria para adaptar la escuela a la sociedad del siglo XXI. Co-fundadora de la asociación de Inspectoras e Inspectores para una Nueva Educación, Insnovae. Coordinadora de la Xarxa 2030. Coordinadora del grupo Atlántida de Alicante.

Deja un comentario