Educación para docentes: Promesas de la IA

¿Beneficios reales o cantos de sirena?

Como hemos comentado anteriormente uno de los ámbitos donde la IA va a tener un gran impacto es en Educación. Probablemente haya pocos ámbitos que se mantengan al margen de la Inteligencia Artificial pero centrémonos en lo que la IA promete para la educación, más allá de su utilidad para diseñar las políticas educativas de la que podremos hablar en otra ocasión, veamos qué ofrece para el día a día docente.

Reducción del trabajo docente

¿De verdad?, siempre que hay una nueva tecnología suele “venderse” a los docentes como una reducción de trabajo más aburrido, técnico, o tedioso, pero la práctica nos ha demostrado ya en suficientes ocasiones que la realidad es otra, o que al menos tiene dos caras.

Incorporar cualquier nueva tecnología supone un esfuerzo considerable para conocerla y manejarla, que muchas veces nos lleva a concluir que no siempre el esfuerzo que conlleva vale la pena para los beneficios que se anuncian.

Si no que hablen todos los que se formaron para elaborar materiales didácticos propios para las pizarras digitales y que acabaron haciendo seudo libros digitales con enorme esfuerzo y resultados muchas veces muy alejados de los esperados.

Por no hablar de lo que puede suponer buscar información fiable en un internet plagado de contenidos elaborados por IA, con todos sus errores, “alucinaciones” y elaboraciones alimentadas con fuentes de dudosa calidad (algo que posiblemente se incrementará a media que la IA se alimente de sus propias elaboraciones).

Mecanizar o automatizar algunos procesos requerirá formación especializada y un importante trabajo previo y cambio en el modelo pedagógico actual que supondrá un gran esfuerzo a los docentes. 

Que llegue a suponer una reducción del trabajo dependerá de que haya una formación adecuada y del diseño de aplicaciones específicas y bien orientadas para el ámbito educativo.

Por otra parte creo que hay un riesgo importante en delegar el trabajo docente (programar y evaluar es desde luego una parte importante del trabajo docente) en aplicaciones que lo harán de forma opaca, que tomarán decisiones por nosotros sin que sepamos muy bien como lo hacen.

¿Cuál será nuestro papel entonces?, ¿cuidar a los niños?, ¿vigilar a los alumnos mientras trabajan cada uno su plan personalizado en un dispositivo?

Personalización de la enseñanza

Este tema tampoco es nuevo, las “máquinas de enseñar” que prometían personalizar el proceso de enseñanza-aprendizaje ofreciendo a cada alumno las propuestas didácticas perfectas para su itinerario individualizado de aprendizaje no son precisamente nuevas, de hecho tuvieron su momento de máximo apogeo en la década de 1960, sí, cuando muchos de vosotros aún no habíais nacido.

¿Revolucionaron la educación como prometían?, obviamente no.

Pero la tecnología actual es mucho más avanzada. Expertos como Stuart J. Russell, coautor del libro de referencia Artificial intelligence. A Modern Approach, estimaba en una entrevista reciente publicada en el Correo de la UNESCO de octubre-diciembre de 2023, que a finales de esta década (¡en 6 años!) se podrá proponer una enseñanza personalizada para cada niño o niña ¡del mundo!

Ya existen iniciativas exitosas como los juegos digitales de aprendizaje, las tutorías en línea (Khan Academy ha desarrollado un tutor basado en IA: Khanmigo al parecer con excelentes resultados), los cursos masivos abiertos en línea (MOOC),los programas de aprendizaje adaptativo, evaluación automatizada…, que implementan soluciones con IA como el análisis del seguimiento del estudiante. Todos estos recursos ya se están incorporado exitosamente a los recursos formativos actuales.

En esta charla Ted Sal Khan muestra como funciona su tutor Khanmigo, la verdad es que es impresionante (y el vídeo es de casi hace un año):

Lo que parece claro, es que aunque pensemos, como S.J. Russell, que los docentes siempre serán necesarios, parece indiscutible que el rol docente deberá cambiar para adaptarse a una educación con una gran presencia de la tecnología y de la IA.

Aumento de la equidad en la educación

Cada innovación tecnológica viene envuelta de una promesa de igualdad, de llegar a todos los rincones y atender a las necesidades de todos los niños. 

Pero de nuevo la realidad con frecuencia es otra.

Después de un periodo de oferta gratuita todas las aplicaciones se vuelven “de pago”, sea este en suscripciones, accesos premium para las funcionalidades más interesantes, o en la cesión de nuestros datos.

Las grandes empresas tecnológicas son eso, empresas, y su objetivo es maximizar su beneficio económico, así que no podemos esperar que disminuir la desigualdad o llevar la educación a todos los rincones sean su prioridad.

Si tienes dudas busca información de como una organización como OpenAI (la creadora de ChatGPT), inicialmente con objetivos muy altruistas, termina plegándose al imperativo del beneficio económico cuando el potencial de su herramienta promete beneficios astronómicos. O busca información sobre cuáles son la empresas que más valen en bolsa (Apple, Microsoft, Alphabet, Nvidia, OpenAI están en los primeros puestos).

“Minimizar esta asimetría (solo una minoría tiene acceso a grandes cantidades datos y computación) es uno de los grandes desafíos al que nos enfrentamos si queremos garantizar que la IT tenga un impacto positivo en toda sociedad y no solo en una pequeña parte”

Nuria Oliver

Que la IA incremente la equidad en educación dependerá de que existan políticas públicas orientadas a evitar que exista una brecha digital entre los que puedan pagar unos recursos que probablemente tengan un considerable coste económico y los que no.

La escuela pública debe ofertar una formación en competencias digitales que garantice que todos los alumnos dispondrán de los conocimientos y las herramientas necesarios.

Estas y otras promesas que no tardarán en ofrecernos nos llevan a plantearnos cómo cambiará la educación y cómo afectará a los docentes, qué papel tendremos en una escuela con una fuerte presencia tecnológica.

La educación que queremos

El debate sobre si la IA puede llegar o no a sustituir a los maestros y profesores no depende tanto de lo que esta tecnología pueda llegar a hacer. Yo creo que dependerá principalmente de la idea que tengamos de educación.

Si concebimos la educación como la formación integral de la persona, como el acompañamiento a cada unos de nuestros alumnos en su proceso de crecimiento para que lleguen a ser ciudadanos críticos, con capacidad de conocer los riesgos y oportunidades que les ofrezca su entorno, comprometidos con la mejora de la sociedad en la que viven y con las herramientas para enfrentarse a los riesgos que se encuentren y a los desafíos para construir un mundo mejor; si concebimos así la educación, es obvio que el docente no puede ser sustituido por una IA, por muy evolucionada que sea.

Pero si pensamos que la educación es otra cosa, que es suficiente con “transmitir” nuestros conocimientos sobre una materia para que el alumno, a través de su esfuerzo los aprehenda, que el objetivo principal es conseguir y medir resultados cuantificables del aprendizaje de los alumnos…, entonces es muy probable que haya programas, aplicaciones, tutores digitales, que puedan hacerlo muy bien.

Te propongo el vídeo de Kai-Fu Lee con algunas reflexiones sobre la educación y la IA muy interesantes. Destaca la curiosidad, el pensamiento crítico y la creatividad como tareas específicamente humanas a las que hay que prestar atención en la escuela y da algunas pistas de como debería cambiar la educación en una era en la que la tecnología inevitablemente va a tener un papel imporante:

Por tanto el reto principal para el docente es este, ¿cuál es tu idea sobre lo que debe ser la educación?

Como ves el problema del uso de la IA en la escuela es más ético que tecnológico. Por tanto no debemos dejarnos deslumbrar por el atractivo de la tecnología, que lo tiene; ni manejar por quienes tienen un conocimiento técnico que puede hacernos sentir inseguros. 

Debemos formarnos, reflexionar, analizar críticamente… y no dejarnos manipular por otros intereses que poco tienen que ver en realidad con el ideal de una educación de calidad para todos.

Y exigir que los recursos que se ofrezcan para educación se centren en los alumnos como recomienda la UNESCO.


Otros post sobre IA y educación que tal vez te interesen:

Foto del autor

Ester Álvarez

Inspectora de Educación GVA. Convencida de que la Inspección es un factor de mejora del sistema educativo y de que la innovación es necesaria para adaptar la escuela a la sociedad del siglo XXI. Co-fundadora de la asociación de Inspectoras e Inspectores para una Nueva Educación, Insnovae. Coordinadora de la Xarxa 2030. Coordinadora del grupo Atlántida de Alicante.

2 comentarios en «Educación para docentes: Promesas de la IA»

  1. Buenas tardes Esther,

    Tus artículos me parecen muy útiles para todos los docentes. Dado que estamos en una época de incertidumbre respecto a la nueva legislación, ¿cómo plantearías los diferentes elementos curriculares para la programación didáctica de educación primaria?

    Muchísimas gracias por compartir todos tus conocimientos con nosotros.

    Un saludo.

    Responder
    • Hola Tania, no estoy muy segura de qué es lo que necesitas, supongo que te refieres a cómo realizar las programaciones didácticas y las programaciones de aula, ¿es así?

      Eso, hoy en día, depende un poco de las diferentes administraciones educativas, algunas lo han regulado de forma más específica y otras no. También depende de si se trata de las oposiciones (en ese caso hay que ir directamente a lo que diga la convocatoria y no complicarse la vida) o para el centro y el aula. En este post tienes modelos y plantillas para la concreción curricular recogidas de las publicada por diferentes comunidades autónomas, échale un vistazo y si no es lo que buscas dime exactamente qué es lo que necesitas a ver si puedo echarte una mano.

      Responder

Deja un comentario