Cuáles son los desafíos del siglo XXI

En la LOMLOE, y en toda la normativa de desarrollo que se va publicando, vamos encontrando referencias a la necesidad de dar respuesta a los «desafíos del siglo XXI», pero, ¿sabes cuáles son estos desafíos?

Vamos a conocerlos, saber por qué son importantes y cómo podemos, efectivamente, dar una respuesta educativa que ayude a afrontarlos, porque ahora como nunca nos encontramos con grandes cambios sociales que suponen una mayor demanda a la escuela en la búsqueda de respuestas que nos lleve a conseguir un mañana mejor.

Dónde los encontramos

Nada más empezar los reales decretos de Enseñanzas Mínimas aparecen mencionados estos grandes retos. De hecho aparecen en el primer párrafo de los Reales Decretos: 95/2022 (Infantil), 157/2022 (Primaria) y 217/2022 (ESO).

Todos empiezan de idéntica manera justificando la modificación de la LOE por la conveniencia de revisar las medidas previstas en el texto original con objeto de adaptar el sistema educativo a los retos y desafíos del siglo XXI, de acuerdo con los objetivos fijados por la Unión Europea y la UNESCO para la década 2020-2030.

La propia ley señala como objetivo principal garantizar la formación integral de los alumnos y señala expresamente:

  • contribuir al pleno desarrollo de su personalidad,
  • prepararlos para el ejercicio pleno de los derechos humanos, de una ciudadanía activa y democrática en la sociedad actual.

En la definición de las competencias clave también se hace referencia a estos retos: «desempeños que se consideran imprescindibles para que el alumnado pueda progresar con garantías de éxito en su itinerario formativo, y afrontar los principales retos y desafíos globales y locales».

Y de nuevo los encontramos en el Perfil de Salida, un elemento esencial en la nueva estructura curricular y que te recomiendo que leas porque deberemos tenerlo muy presente a la hora de diseñar nuestra intervención educativa.

Al explicar en qué consiste este perfil y cómo se ha diseñado en el anexo correspondiente de los reales decretos de Primaria y ESO (en Infantil ya vimos que no aparece y tampoco en bachillerato) descubrimos que las competencias clave de nuestro sistema son la adaptación de las recogidas en la Recomendación del Consejo de Europa, de 22 de mayo de 2018, relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente, vinculadas con los principales retos y desafíos globales del siglo XXI a los que deberán enfrentarse nuestros alumnos.

Y se mencionan como referentes el documento Key Drivers of Curricula Change in the 21st Century de la Oficina Internacional de la UNESCO y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Cuáles son estos desafíos del siglo XXI

De acuerdo con los documentos mencionados podemos identificar una serie de situaciones que suponen retos a los que los alumnos deberán hacer frente a lo largo de su vida para lo que necesitarán adquirir toda una serie de aprendizajes.

Siguiendo la selección de César Coll y Elena Martín podemos señalar como desafíos que la educación deberá tener en cuenta:

  • Desarrollar hábitos de vida saludable. A partir del conocimiento del funcionamiento de nuestro organismo debemos acompañar a los alumnos a reflexionar sobre el modo de vida que llevamos y las consecuencias que tiene para nuestra salud y asumir la responsabilidad de desarrollar otros modos de vida más saludables y sostenibles.
  • Proteger el medio ambiente y la vida animal. Nuestro modo de vida nos ha llevado a una situación insostenible, con frecuencia podemos sentirnos desbordados e incapaces de cambiar una situación en la que confluyen diferentes causas y poderosísimos intereses económicos, pero no debemos menospreciar el papel de la educación ni el poder de las nuevas generaciones para cambiar incluso modos de vida que nos parecen inamovibles.¡Démosles la herramientas que necesitan para conseguir cambiar el mundo!
  • Resolver conflictos de forma pacífica. De nuevo parece la lucha de David contra Goliat, pero precisamente algunos hábitos deben interiorizarse desde la infancia para suponer un cambio realmente significativo, es en la escuela donde los alumnos tienen su primer contexto social y donde de forma natural aparecerán los primeros conflictos, en nuestras manos está enseñarles la forma correcta de resolverlos.
  • Actuar como consumidores responsables, porque gran parte de la situación actual de agotamiento de recursos, de acumulación de residuos, de generación de contaminantes… depende de nuestros hábitos de consumo. Hábitos que se han consolidado con fuerza al asociarlos a la búsqueda de una satisfacción inmediata de necesidades que hemos querido asimilar a la felicidad, pero la gente joven está dándose cuenta de que eso es una falacia, acompañémosles en ese descubrimiento.
  • Usar de manera ética y eficaz las tecnologías. Aquí tenemos una gran responsabilidad, le hemos dado a los jóvenes una herramientas potentísimas, pero no exentas de riesgos: desde la adicción o el ciberacoso hasta las conductas de riesgo como el sexting, ahora debemos enseñarles a evitar estos riesgos y a protegerse frente a los peligros a los que con frecuencia los hemos dejado expuestos. La aparición de la inteligencia artificial generativa con su enorme potencial también supondrá un reto para el sistema educativo, deberemos aprender y enseñar a utilizarla de forma ética y responsable (aprender más sobre inteligencia artificial para docentes).
  • Promover la igualdad de género, aunque nos parezca que la igualdad ya la hemos trabajado muchos años en la escuela, que es algo ya conseguido en nuestra sociedad, que en la escuela no existe desigualdad… la realidad pone de manifiesto de forma constante que no es así. La desigualdad entre hombres y mujeres se manifiesta de múltiples maneras, no solo en la violencia machista, la más dramática, sino en roles, prejuicios, diferencias salariales, estereotipos, sesgos académicos, brecha digital, etc. etc.
  • Manejar la ansiedad que genera la incertidumbre porque frente la tendencia natural de querer controlar el entorno que rodea a nuestros pequeños para evitarles todo peligro e inseguridad la realidad es que el mundo es cambiante y es imposible prever todas las circunstancias que les deparará el futuro por lo que lo que les será realmente útil es saber adaptarse a la circunstancias cambiantes sin que les suponga una situación de ansiedad y asumir la necesidad de seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida.
  • Identificar situaciones de inequidad y desarrollar sentimientos de empatía. Si queremos sociedades igualitarias hay que saber identificar las situaciones en las que no se da esa igualdad y no solo identificarlas sino aprender a ponerse en el lugar del otro, darse cuenta de que todos tenemos los mismos derechos y que en muchas ocasiones las personas padecen situaciones de desigualdad que es responsabilidad de todos evitar.
  • Cooperar y convivir en sociedades abiertas, multiculturares y cambiantes, porque es una realidad que tenemos que saber aceptar y gestionar, el cambio es consustancial a nuestra sociedad y todos podemos ser agentes del cambio.
  • Aceptar la discapacidad. En cierta manera esta condición emana de algunas de las anteriores con las que se relaciona estrechamente, pero por su importancia le prestamos atención de forma diferenciada, la discapacidad total o parcial, temporal o permanente, es una condición que puede afectarnos a cualquiera a lo largo de nuestra vida y no por ello debe cambiar nuestra situación, derechos y libertades.
  • Apreciar el valor de la diversidad, como algo que nos enriquece, que nos aporta valores cambiantes, realidades diversas, condiciones variadas.
  • Formar parte de un proyecto colectivo porque la sociedad es producto y responsabilidad de todos, en el que todos tenemos algo que aportar, y debemos implicarnos en la solución de los problemas o retos a los que todos, como colectivo, nos enfrentamos, tanto en el ámbito local como en el global.
  • Adquirir confianza en el conocimiento como motor del desarrollo. Aprender desde pequeños la importancia de aprender como herramienta de mejora personal y social. Descubrir cómo el conocimiento nos hace mejores, nos da más oportunidades es una gran enseñanza que la escuela puede ofrecer a nuestros pequeños.

Ser capaz de dar respuesta a todos estos desafíos, y otros que quizá todavía no hayamos identificado, implica la necesidad de adoptar una posición ética para buscar el bienestar personal respetando el bien común, para pensar en global y actuar en local, como dice el eslogan.

Por qué son importantes

Además de por las razones obvias que hacen que sean importantes para todos como sociedad en el ámbito escolar estos desafíos son los que dan sentido a los aprendizajes escolares, al acercar la escuela a situaciones y problemas reales de la vida cotidiana.

Es precisamente porque los alumnos deberán encontrar la respuesta o la solución a estos retos o problemas que ya existen y a otros que ahora no podemos imaginar, que debemos conseguir que los aprendizajes sean significativos, útiles, que dispongan de los conocimientos, claro, pero también de las herramientas (destrezas) y las actitudes que les permitan solucionar necesidades presentes en la realidad.

Para ello necesitarán algunas destrezas esenciales como el pensamiento crítico, la resolución de problemas, las destrezas de comunicación y negociación, las destrezas analíticas y la creatividad y las destrezas culturales. Además de unos conocimientos sólidos que les faciliten la comprensión del mundo que les rodea y la actitud adecuada hacia la resolución de los problemas detectados.

Lo cual no es otra cosa que trabajar de forma competencial, a través de aprendizajes significativos y relevantes, superando una enseñanza en ocasiones excesivamente memorística que muchas veces consiste en recordar lo estudiado hasta el día de examen y poco más.

Y los desafíos del siglo XXI tienen una gran capacidad para dar un contexto en el que desarrollar Situaciones de Aprendizaje, seguro que a medida que los enumeraba se te iban ocurriendo situaciones, proyectos, investigaciones, ApS… para realizar en el aula verdaderamente significativas para los alumnos. Desde un proyecto de patio con residuo 0, o promover una campaña de donación de sangre, hasta un plan para renaturalizar el patio, las posibilidades son infinitas.

Poco a poco iremos aprendiendo más de las Situaciones de Aprendizaje y de cómo llevarlas a la práctica. Pero no te olvides de tener como referente estos desafíos del siglo XXI porque serán los que les darán el carácter significativo que necesita una enseñanza competencial.

Y qué papel tiene la Inspección de Educación en este aspecto

En mi opinión la Inspección debe implicarse para que efectivamente la práctica docente se oriente a enseñanzas que sean significativas para el alumnado, que busquen desarrollar ese Perfil de Salida que establece la norma y que incluye conocer las necesidades del mundo que les rodea y su implicación en la resolución de los problemas que detecten.

Con frecuencia cuando revisamos programaciones o la práctica docente nos centramos más en la forma que en el fondo, qué estén hechas, actualizadas, que incluyan todos los elementos que establezca la normativa, que se hayan entregado en plazo… efectivamente todo eso hay que hacerlo.

Pero no podemos olvidar cuál es fondo, el objetivo final de la educación. Debemos velar porque las intenciones de las leyes no sean solo buenas palabras que se incluyen en los preámbulos sino que realmente lleguen a impregnar la práctica docente.

Para ello debemos conocer estos desafíos, ayudar a los centros a manejar estos nuevos elementos que ha introducido la LOMLOE y acompañarlos en el camino que ahora empieza para implementar los nuevos currículos y lograr el cambio educativo que la sociedad demanda.


Si quieres aprender más sobre los desafíos del siglo XXI:

Foto del autor

Ester Álvarez

Inspectora de Educación GVA. Convencida de que la Inspección es un factor de mejora del sistema educativo y de que la innovación es necesaria para adaptar la escuela a la sociedad del siglo XXI. Co-fundadora de la asociación de Inspectoras e Inspectores para una Nueva Educación, Insnovae. Coordinadora de la Xarxa 2030. Coordinadora del grupo Atlántida de Alicante.

34 comentarios en «Cuáles son los desafíos del siglo XXI»

  1. Hola Ester,
    ¿Podrías indicar dónde aparecen publicados los retos del siglos XXI que mencionas en este artículo? He descargado el Key Drivers of Curricula Change in the 21st Century que citas, pero los retos que aparecen no coinciden con los desarrollados en este artículo.
    Gracias

    Responder
    • Hola Estela, los que recojo en este post son los que dos de los creadores del actual currículo LOMLOE, Cesar Coll y Elena Martín mencionaban en la formación que impartían sobre este nuevo currículo, concretamente los que se han tenido en cuenta al diseñar el perfil de salida de la educación básica.

      Aquí tienes la publicación de César Coll y Elena Martín que te comentaba.

      En todo caso yo no creo que se trate de una relación exhaustiva, sino de elementos que desde el ámbito educativo deben tenerse en cuenta porque caracterizan el momento actual y al educar debemos pensar en las necesidades de nuestros alumnos, en su presente y su futuro, más que en nuestro pasado. Pero seguro que se pueden encontrar otros o que no todas las personas valoraremos estos retos de la misma manera ni serán igual de determinantes en todos los contextos.

      Creo que más que un elemento normativo son aspectos para la reflexión.

      Responder
  2. Muchas gracias, Esther, por dedicar tanto tiempo a esto. Me ayuda muchísimo leer tu blog y tus artículos para enterarme de todo claramente , aprender y saber dónde tengo que ir para explorar más.

    Responder
  3. Muchas gracias, Ester, acabo de descubrir tu blog y es una maravilla que trates temas que suelen quedar en el aire, de una manera tan clara y a la vez profunda, además de que transmites tu pasión por mejorar las cosas. Muchas gracias de verdad por compartir el conocimiento.

    Responder
  4. Hola Ester, podrías decirme si estos desafíos del siglo XXI se consideran lo mismo que los objetivos de desarrollo sostenible? Y sino es así, Cuál es la diferencia entre ellos? Espero tu respuesta. Un saludo.

    Responder
    • Hola Alicia, no son exactamente lo mismo aunque sí están muy desarrollados, los desafíos son las situaciones que actualmente se considera que van a tener un gran impacto en la sociedad y por ello también en la educación, son en este sentido más inespecíficos, mientras que los objetivos de la Agenda 2030 sí son un plan concreto de actuación elaborado por la UNESCO para dar respuesta a dichos retos.

      Responder
  5. Hola Esther, muchas gracias por todo lo que compartes, como opositora de Educación Infantil me viene genial. Al hilo del último comentario sobre la diferencia ente los ODS y los retos del siglo XXI, me ha quedado clara la diferencia. Lo que me pregunto es de dónde salen esos retos, quién lo has redactado.
    Otra pregunta, he visto que has redactado un artículo sobre los niveles de concreción curricular. Yo estoy bastante liada al respecto, sobre todo con la programación de aula. No sé cuál es ahora la concreción de los elementos que componen la misma. Es decir, no sé si la concreción es: objetivos de etapa, objetivos de aprendizaje y contenidos enunciados en forma de saberes básicos. O de otro modo; objetivos de etapa, competencias específicas, saberes básicos y criterios de evaluación.
    Muchas gracias por todo, espero respuesta,

    Responder
    • Hola, me alegra que el blog te sirva de ayuda.

      Los retos del siglo XXI, al menos en lo que hace referencia nuestra normativa (en particular la LOMLOE) se relacionan con los objetivos finaldos por la Unión Europea y la UNESCO para la década 20/30.

      En cuanto a la concreción curricular los elementos que tienes que tener en cuenta a la hora de programar son: competencias específicas, saberes básicos y criterios de evaluación. Los objetivos de la etapa en mi opinión son un referente, claro, pero no para lo tengamos en cuenta a la hora de hacer una unidad didáctica o diseñar una situación de aprendizaje, ya que son muy generales, son más bien una guía para el sistema educativo. En todo caso me parece que el perfil de salida es un referente más específico para el profesorado.

      No obstante si quieres ponerlos en tus unidades de programación puedes hacerlo, claro, pero ya verás como se repiten los mismos en casi todas.

      Responder
  6. Hola perdona mi atrevimiento , estoy intentando hacer una UUDD y tengo muchísimas dudas sobre como incluir en dicha UUDD las actividades rutinarias (asambleas, desayuno, etc) y otras que no siguen el tema de la UUDD , pues entiendo que no todas las actividades son situaciones de aprendizaje, en definitiva, dónde quedan en la UUDD las actividades que no son situaciones de aprendizaje???

    Muchísimas gracias.

    Responder
    • Hola Paloma, yo creo que aunque haya que dar a las unidades de programación un enfoque competencial, seguirá habiendo actividades de mayor o menor complejidad, más o menos relacionadas con la elaboración del producto final o con la actividad de cierre que dará sentido a todo el proceso propuesto y actividades no tan contextualizadas, como pueden ser las rutinas en el caso de Infantil.

      Otra cosa es que en algunos casos sí puedas relacionarlas, por ejemplo en las asambleas, además de trabajar algunas rutinas y hacer propuestas para el desarrollo del lenguaje oral, son el momento adecuado para hablar sobre la situación de aprendizaje que se está desarrollando, planificar tareas, plantear dudas, argumentar, etc.

      Responder
  7. Buenos días Ester , eres muy valiosa para todos. Siempre ayudando y a despejar incognitas.
    Iba a preguntarte , ¿qué diferencias existen entre los Obj. del desarrollo sostenible y los Retos del S. XXI? No lo veo claro.
    Gracias.

    Responder
    • Hola, gracias por tu comentario.

      Los ODS son una propuesta de la UNESCO, es algo concreto, un proyecto en el que participan muchos países. Los restos y desafíos son algo mucho más general, son circunstancias que diversos autores van señalando como aquellas a las que supondrán un desafío al que habrá que dar respuesta en el futuro; cambios o novedades que van apareciendo, en la educación, en las tecnologías, en los ecosistemas, en la política… y que tienen un impacto en la sociedad que todavía no se sabe qué consecuencias podrá tener por lo que se consideran retos o desafíos a analizar.

      Obviamente están muy relacionados, pues los temas son comunes. El proyecto de los ODS es una forma de dar respuesta a dichos desafíos o al menos a algunos de ellos.

      Un saludo,

      Responder
      • Hola Esther. Aquí otra opositora de Educación Infantil que está aprendiendo mucho gracias a ti. Crees que en nuestra unidad didáctica deberíamos incluir ambos o con los ODS (en mi propuesta trabajo uno para todo el curso) sería suficiente?
        Muchas gracias

        Responder
        • Hola Sandra, ambos son buenos referentes a la hora de dotar de significado a nuestras unidades de programación, son muy útiles para plantear situaciones contextualizadas que presentan una situación problemática (contaminación, falta de recursos, exceso de residuos…) a la que hay que buscar una respuesta o solución. Tampoco es que haga falta trabajarlos todos en todas las unidades ni mucho menos, tampoco forzar en exceso la relación de nuestras propuestas con los ODS o con los desafíos del siglo XXI, lo que no quedaría nada natural.

          En realidad son como un objetivo final que trata de dotar de sentido a la educación (educar para conseguir un mundo mejor) por lo que cualquier relación con sentido que puedas establecer estará bien.

          Responder
  8. Hola Ester, mi duda es la siguiente: tanto los desafíos del siglo XXI como los ODS se incluyen en todas las comunidades?
    He oído que en todas no y no sé si debo incluirlas en mi situación de aprendizaje ya que me presento en Ceuta.
    espero puedas ayudarme en esto o decirme donde puedo encontrar esta información.
    Gracias por tu ayuda ante todo!!!

    Responder

Deja un comentario